Archivo de la categoría: Salud

¿Por qué es bueno bailar?

baileBailar es, además de una actividad física muy completa, una manera divertida de aumentar tu resistencia, fuerza, flexibilidad… ¡incluso tu buen humor! Conoce a continuación algunos de sus beneficios:

1. Da ritmo a tu corazón

Bailando aumentas tu ritmo cardíaco y, a largo plazo, también el volumen del corazón. La capacidad pulmonar también mejora, por eso se recomienda el baile a pacientes de problemas de respiración.

2. Quema calorías

Ni qué decir tiene que el baile te ayuda a eliminar grasas y mantener tu peso de una forma muy rápida. El famoso baile Zumba, te permite quemar hasta 500 calorías por hora.

3. Mejora tu postura

Bailar te ayuda a ser consciente de tu cuerpo y, por ende, mejorar tu postura en cada momento de tu vida cotidiana. Hacerlo te permitirá evitar más de un dolor de espalda.

4. Frena el envejecimiento de tus neuronas

¿Y si te digo que también refuerza el cableado neuronal? ¡Puede reducir incluso la posibilidad de padecer de demencia senil, en un 76%!

5. Te hace ser más positivo/a y sociable

Las endorfinas que generas al bailar elevan tu ánimo hasta límites insospechados.

Y al margen de estos cinco beneficios, lo mejor del baile es que los hay para todos los gustos; para nostálgicos (swing), para quienes quieren activar el periné y ayudar a tratar las pérdidas de orina (danza del vientre), para las personas más aeróbicas (zumba)…

¿Qué es bueno para evitar engordar con el paso de los años?

El paso de los años varía nuestras necesidades nutricionales y energéticas al tiempo que demandan nutrientes antioxidantes que nos ayuden a disfrutar de un cuerpo en forma. Adaptar la dieta a estas necesidades es determinante para que los años pasen sin dejar huella y sin que la báscula lo note.

adulto alimentacion

Disminuir las calorías

Nuestro organismo experimenta diversos cambios a lo largo de la vida; al llegar a edades avanzadas el porcentaje de músculo corporal disminuye y, como éste es el principal consumidor de energía, se reducen las necesidades energéticas. A partir de los 40 años las necesidades de energía del organismo se reducen un 5% aproximadamente, por cada década.

El cuerpo demanda menos energía para mantener sus funciones vitales en reposo, lo que debe compensarse reduciendo el aporte de calorías mediante la alimentación, ya que de lo contrario esa energía no consumida se acumula en forma de grasa.

Favorecer los procesos depurativos

Para potenciar los procesos depurativos y así favorecer la eliminación del organismo de radicales libres, es muy recomendable beber diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua, además de consumir frutas, verduras y hortalizas coleréticas (alcachofa – 10 beneficios de la alcachofa aquí -, rábano, manzana…) que favorecen la función del hígado. También debe intentarse evitar el estreñimiento tomando verduras crudas, frutas con piel y cereales integrales.

Además de la disminución de la masa muscular y el aumento del porcentaje de grasa corporal, también disminuyen el porcentaje de agua corporal y el de masa ósea.

Algunas de las pautas a seguir para modificar la dieta adaptándola a estos cambios de la edad consisten en:

Controlar la cantidad de energía consumida

Los alimentos ricos en hidratos de carbono como las patatas, el arroz o los cereales son la base de una alimentación saludable, pero llegada la madurez deben consumirse con moderación.

Controlar y/o reducir el consumo de alimentos ricos en grasa

dieta mediterranea

En especial los que contienen grasas saturadas (mantequilla, bollería industrial, embutidos…), porque además de mucha energía aportan cantidades elevadas de colesterol, nada recomendables por su relación con la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Para controlar el aporte de grasa se recomienda aumentar el consumo de pescado – sobretodo pescado azul, dos veces por semana – y cocinar con aceite de oliva.

Llevar hábitos de vida saludable

La práctica de una actividad física moderada y llevar una vida activa aporta múltiples beneficios para la salud. Entre muchos otros, favorece el estado del sistema cardiovascular, tonifica la musculatura, ayuda a fortalecer los huesos, evita el estreñimiento…

A nivel psicológico los efectos positivos son también remarcables, ya que durante el ejercicio se liberan ciertos componentes en el torrente sanguíneo que mejoran el estado de ánimo y la sensación de bienestar.

Por otro lado de recomendable dejar de fumar y no tomar bebidas alcohólicas ya que son hábitos muy poco saludables.

Abandonar estos malos hábitos mejora la calidad de vida y disminuye el riesgo de ciertas enfermedades, entre ellas determinados tipos de cáncer.

Cuidar la alimentación y adaptar las necesidades cambiantes en función de tu edad y tu actividad diaria, es una herramienta básica para envejecer sintiéndote en forma, porque no hay nada mejor que vivir el día a día sintiéndose bien contigo misma/o independientemente de la edad que marca el calendario.

¿Qué es bueno comer para cuidar de la piel?

¿Te has preguntado alguna vez qué debes comer para cuidar de tu piel? Atento/a entonces a las siguientes líneas porque una dieta sana es el mejor cosmético que podrás encontrar.

cuidado piel

Frutos secos

La nuez y la almendra, entre otros frutos secos, son ricas en vitamina E y protegen, por ende, frente a la acción de los radicales libres, retrasando el envejecimiento celular.

Chocolate negro

Sí, has leído bien, ¡chocolate! Comer un poco de chocolate negro cada día te ayudará también. Además, tiene propiedades cardiosaludables. Eso sí, ha de contener más del 70% de cacao y no incluir azúcares.

Fruta fresca

fruta frescaMejor entera que en zumo, la fruta tiene alta concentración de vitamina C, que da vitalidad y refuerza el sistema inmune. En Es bueno te recomendamos particularmente la uva (rica en polifenoles), el kiwi y la naranja.

Zanahoria

Rica en betacarotenos (provitamina A), favorece la formación de colágeno, encargado de mantener la piel elástica y firme.

Verduras de temporada

El consumo habitual de verduras reduce las afecciones respiratorias y favorece la eliminación de desechos. Te recomendamos tomarlas al vapor o en cremas.

Moluscos

Gambas, cangrejos… Por su aporte en yodo, estos alimentos son necesarios para el correcto funcionamiento de la glándula tiroides, que ayuda a regular la temperatura corporal.

Pescado azul

Por último el pescado azul, especialmente las piezas pequeñas como las sardinas, las anchoas o los arenques. Son ricos en ácidos grasos omega 3, que frenan la deshidratación.

¿Te ha sido útil? ¡Comparte la información! 🙂